Vivienda habilitada en un edificio de principios del siglo pasado.

Es el típico edificio de la zona de Pinares: aspecto robusto, gruesos muros de piedra de sillar y vigas de pino y roble, en cuya reforma hemos conservado y potenciado la presencia de estos materiales primigenios para dar calidez y color local a todas las estancias.

Te encontrarás con tres acogedoras habitaciones abuhardilladas, con paredes de piedra vista y techos de madera, dispuestas en torno a un salón desde el que podrás disfrutar, al abrigo de la chimenea, de la silueta de la sierra de la Umbría.